blogger facebook google pinterest soundcloud twitteryoutube

En la Maleta

Valora este artículo
(1 Voto)

Una huida… al Centro de la Tierra

 

 

 

Por Laura Vivanco

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Maletafoto1 

 

La simple idea de viajar a un lugar desconocido es fascinante; pero ¿qué tal cuando te dicen que es literalmente el centro de la tierra? Sin duda una excursión al Río subterráneo San Jerónimo es una experiencia única que no te puedes perder si decides hacer una Huida por Guerrero porque es una experiencia inolvidable.

 Maletafoto9

Maletafoto9

 

Éste impresionante sitio forma parte del mismo sistema que las bellas Grutas de Cacahuamilpa, y aunque en materia son muy parecidas la experiencia de visitar el río subterráneo es incomparable.

 Maletafoto8

Maletafoto8

 

Después de un buen desayuno estábamos listos para partir, subimos a una camioneta pick-up que nos dejaría en la entrada al río. Al bajar de la camioneta fue hora de colocarnos nuestros equipos; chaleco, casco luces, impermeables y nuestras mochilas con agua embotellada, comida etc.

Así fue como empezamos, con una caminata de 2 km aproximadamente, descendiendo desde el nivel del camino hasta donde nace el róo, entre tierra; rocas filosas; ramas sueltas; hojas mojadas e insectos, desde mosquitos hasta alacranes. Después de aproximadamente una hora, y bajo el intenso calor, decidimos entrar de una buena vez al río subterráneo.

 Maletafoto6

Maletafoto6

 

Nuestra primera sensación del paisaje fue increíble, rodeados por árboles enormes, rocas, y el correr violento y refrescante del río. Pero dejamos esa imagen atrás rápidamente y nos metimos al agua helada. Es increíble sentir la tremenda fuerza del agua y esto se complica un poco con un suelo exclusivamente de rocas resbaladizas, así avanzamos unos metros y sin darnos cuenta ya estábamos dentro de la cueva.

Las dimensiones son impresionantes, a tal grado que pierdes el sentido de tus proporciones y llegas a sentirte muy pequeño ante tal inmensidad. La luz favorecía mucho este gran espectáculo ya que se podía apreciar hasta donde llegaba el techo de la cueva y admirar cada roca a detalle; mientras avanzábamos en el agua arrastrados suavemente por la corriente, pero el privilegio de la luz nos duró muy poco.

 Maletafoto7

Maletafoto7

 

El recorrido dentro del río subterráneo de San Jerónimo es de 7 km aproximadamente, en una obscuridad total, dentro un sistema de grutas de proporciones inmensas y un silencio abismal, y ante todas las adversidades una de las mejores experiencias que he tenido la oportunidad de vivir.

Caminar ahí dentro es toda una hazaña, ya que solo contábamos con unas pequeñas luces en nuestros cascos y apenas iluminaban donde nuestros pies pisaban. El terreno cambiaba constantemente, mientras te acostumbrabas a caminar entre las rocas era momento de meterse al agua y flotando tratar de avanzar lo más rápido posible y después era terreno de rocas de nuevo, después arena, después había que escalar unas cuantas piedras para pasar por un pequeño espacio y seguir avanzando. Lo más importante fue mantener al grupo unido ya que, aunque suene a cuento de Horacio Quiroga, el espacio es tan grande que los gritos no se escuchan, la obscuridad de envuelve y puede que el pánico te domine.

Parecerá raro esto último pero es lo más increíble de toda esta experiencia, por supuesto que es un reto físico pero es muchísimo más un reto mental. Ahí dentro te enfrentas a tus propios miedos, vez tus debilidades y descubres tus fortalezas, ¿por qué? Muy simple, estar bajo tierra más de 10 horas no es cosa fácil y llegas a un punto en el que lo único que quieres es salir, sobrevivir.

 Maletafoto5

Maletafoto5

 

Lamentablemente muchas personas han perdido la vida en este lugar, debido a que se separan del grupo o no atienden las indicaciones de sus guías, así que todo el tiempo estábamos alertas, con nuestros 5 sentidos al máximo y por supuesto nunca dejamos de avanzar y de maravillarnos ante este recinto natural.

 Maletafoto4

Maletafoto4

 

Es como un mundo completamente diferente, el sonido de la corriente del agua te arrastra y te impulsa a seguir, las ráfagas de viento te erizan la piel no solo por la temperatura sino por su fuerza, las altísimas bóvedas de roca que nos rodeaban parecían interminables y en algunos puntos forman figuras bellísimas, con mezclas de colores y destellos de esta con el agua, estalactitas, estalagmitas y otras figuras que en ningún otro lugar se podrían dar. Son tan majestuosas estas formaciones; desde las pequeñas hasta las enormes que quisiéramos llevarlas con nosotros y guardarlas como un recuerdo. Si estas formaciones las tocara el solo el aire se desintegraría dejándonos solo con polvo como recuerdo.

Esta aventura es muy emocionante ya que todo cambia muy rápido y hay mucho que ver en las formaciones de la tierra que 10 horas se hacen pocas, desde que flotas suavemente por el agua en un abrir y cerrar de ojos tienes que escalar un montón de rocas y pasar por un pequeño hoyo, caminar por pequeñas piedras mojadas y después sumergirte en los helados y divertidos rápidos para seguir avanzando.

 

Maletafoto3

Maletafoto3

 

Después de muchos tropiezos, rezagos, descansos, 7 km recorridos y 10 horas de excursión por fin llegamos a la salida, la obscuridad es total; perdimos el sentido del tiempo y lo único que nos avisa que ya estamos cerca del final son los murciélagos y pájaros volando y descansando por el lugar.

Finalmente nuestra aventura terminó; caminando hacia la salida estaba un grupo totalmente diferente al que había entrado horas antes. Además de mojados, hambrientos, agotados y con mucho frío; la sonrisa en cada uno de nosotros era inspiradora. Superamos el reto, disfrutamos el viaje, aprendimos de nuestro entorno y sobre todas las cosas teníamos la gran satisfacción de poder decir. ¡Lo logramos!

 Maletafoto2

Maletafoto2

 

Si tienes la oportunidad de realizar este viaje no lo pienses dos veces, no te vas a arrepentir y será una experiencia única, digna de contarles a todos tus familiares y amigos. Estar en el río subterráneo San Jerónimo te puede cambiar la vida. No se va al centro de la tierra todos los días ¿o sí?

 

Huidas por México te lleva a lo mejor de México,

¡¡Compártelo!!

TIENDA

Visto 1969 veces